Páginas

lunes, 31 de julio de 2006

De vuelta, María y Berlín

Más muerta que viva aterrizo hoy en casa, después de una semana por Centroeuropa, de ese turismo de asfalto que tanto me apasiona, con los pies destrozados, agujetas en todo el cuerpo... pero tremendamente contenta y satisfecha de la elección del destino.

Praga es una ciudad apasionante, pero sinceramente no me ha deparado tantas sorpresas, y las que tenía reservadas quizá no eran muy agradables: turismo masificado hasta extremos superlativos, pudiendo hasta con su inmenso encanto, y un tufillo anticuado y nostálgico que hace todavía muy lejano el sueño de una Chequia europea, digan lo que digan los tratados.
Berlín me ha atrapado con unas garras difíciles de describir: es verdad que no es de las ciudades más bonitas que uno puede visitar en sentido estricto, aunque tiene verdaderas bellezas arquitectónicas. Muchos le echan en cara que tan sólo cuenta con unas décadas de reconstrucción, que su planta cuadriculada y gris huele demasiado a los tiempos del muro. Pero reconociendo todo ello como cierto, Berlín alarga su mano y no te deja ir, al menos en espíritu, y te sorprende. Me ha sorprendido enormemente su humildad, las cicatrices que recorren su superficie, tan palpables aún hoy. La seguridad de sus calles a pesar del drama vivido hasta antes de ayer. Cómo se camina, cómo se vive, cómo las necesidades superficiales pasan a un segundo plano. Y en un plano más prosaico, una muere en esas tiendas repletas para alguien apasionada de lo artesano y lo manual: almacenes repletos de cuentas, fieltro, papeles de todo tipo, cartulinas de dos caras, hilos de colores increíbles... Vengo encantada, y aunque sin un proyecto concreto una no puede traerse cuarto y mitad de cada cosa, me he traído una tela que me pedía a gritos que la metiera en mi maleta y una colección de 11 bolitas de fieltro de colores que están deseando animarme un bolso nuevo. Tengo un mono increíble de crear cosas nuevas, con mil ideas bullendo en mi cabeza, estoy deseando ponerme manos a la obra.

Y Berlín no sería lo mismo sin María. María es amiga mía desde hace trece años, hemos hecho casi de todo juntas. Nuestra adolescencia creó unos lazos entre nosotras tremendamente fuertes, es curioso cómo determinadas épocas de la vida y cosas que uno vive junto a su gente se graban en el alma como a fuego. Y sin embargo, a veces las elecciones y los caminos distintos que uno toma te separan de tu gente, de esa que te ha ayudado a crecer, a formarte, a configurar el yo que eres ahora. Pero es verdad que por mucho tiempo que pasen siguen ahí. Yo recuperé el contacto con María hace ahora un año porque quería tenerla cerca el día de mi boda, después de tiempo sin saber la una de la otra. Y he redescubierto a la María que ya conocía, pero con un montón de nuevos colores y matices que la hacen mucho más interesante y encantadora aún. Hace cosas bellísimas y que os invito a conocer, aunque quizá la tengamos desaparecida un tiempo, ya que para ayudarla en su mudanza hoy ha volado con nosotros su iMac. Siendo tan distinta de ella, y con una vida tan distinta a la suya, viéndola vivir en Berlín he deseado un millón de veces ser como ella. Berlín es definitivamente su ciudad, y aunque ahora la abandone momentáneamente sé que le habrá prometido secretamente al Spree que volverá a caminar por su orilla. Te confieso que yo también, María (tq)

8 comentarios:

Beatriz dijo...

Gracias por contarnos lo que has visto y sentido en Praga y Berlín. Desde luego no has pasado de puntillas por ambas.
Muchos besos y feliz regreso.

Fivi dijo...

Que bien que has vuelto, que suerte haberte ido de vacaciones yo solo he podido irme 1 finde de camping.
Ah! me gusta tu patito.
Bs

Anabel dijo...

Bienvenida!Este año no viajo pero ha sido muy agradable leer tu crónica de Praga y Berlín!!
¿Me puedes pasar tu e-mail?Me gustaría proponerte algo...

anuska dijo...

q guay!!! yo tengo ganas trenendas de ir a Belín, q es una de las cunas del fieltro y hay un monton de tiendas q tengo q visitar, pero creo q este año no podra ser, me voy a Dublín en unas semanas, asi q lo dejaremos para otra ocasión

bienvenida!!!!

Blanca dijo...

En Praga estuve hace ahora unos 6 años y me pareció una ciudad preciosa, con una magia especial. En Berlín estuve el año pasado y me pareció una ciudad con mucha vida, me encantó el ambiente que se respiraba por la ciudad. Son 2 joyas...
Muchos besos y gracias por acercármelas de nuevo.
Muchos besos.

RAQUEL dijo...

Bienvenida!! Muchas gracias por compartir tus vacaciones con nosotras y por dedicar el post a tu amiga que hace auténticas cucadas con el imac...ójala supiera yo un poquito de diseño...Besitos!!

Piniblú dijo...

Muchos besos a todas y muchas gracias!!

Anónimo dijo...

Very cool design! Useful information. Go on! sacramento scrabble club Effexor get overnight Pool swimming toy steam humidifiers sold in australia Free interior decorate magazines allergy specialists in colton ca california Orthodontic appliance