Páginas

miércoles, 1 de agosto de 2007

Picnic urbano


Somos unos auténticos privilegiados. Cada tarde-noche, cuando el sol se va a dormir y deja de sofocarnos tantísimo como lo hace últimamente, emprendemos nuestro paseo diario, en busca de nuestro parquecito. Y el diminutivo es sólo cariñoso, porque el Parque de Valdebernardo es el tercero en extensión de la ciudad de Madrid, tras la Casa de Campo y el Retiro.

No somos los únicos: compartimos camino con muchos vecinos de nuestro barrio, de los de dos patas y de los de cuatro, éstos últimos encantados de compartir un ratito de expansión con sus dueños, disfrutando todos de estos pequeños placeres que brinda esta ciudad, que tan mala fama acumula por otra parte. El rato es realmente perfecto cuando el paseo se convierte en picnic urbano, acomodados en una de las mesitas del parque, con la brisa del final de la tarde, mientras nos alcanza la noche. Los atascos, las prisas, la contaminación... realmente parecen mitos de una realidad paralela que en nuestro pequeño universo de paz no tiene cabida en absoluto.

10 comentarios:

solna dijo...

Hola,
que ganas tengo de ir a que me enseñes el parquecito. A veces le colgamos la etiqueta a un sitio y no nos paramos a sacarle el mayor partido, menos mal que tu si que lo has hecho, y pese al calor y a la lejanía de la playa, has encontrado un rinconcito estupendo. Enhorabuena y sigue disfrutando de esos momentos, que son únicos.

Beatriz dijo...

Qué bien que se enseñen cositas buenas de Madrid, que las tiene, verdad? No todo son prisas y asfalto y atascos. Uno puede encontrar su rinconcito de paz y tan agusto.

Besotes a los dos :D

JLPA dijo...

Gracias por decir estas cosas de Madrid. Parece que tenemos que ser la gente de fuera los que debemos defender la ciudad, nuestra metrópoli :-)

Disfutad de vuestro parque! Muy bonito el mural fotográfico.

El unicornio alado dijo...

El frescor del anochecer, la humedad de los invernaderos, la luna llena asomando por el horizonte, el silencio de Agosto, los ladridos de los perros juguetones, las carpas huyendo cuando nos acercamos al lago, las farolas que se encienden a las 21.38, los mosquitos que también quieren cenar a nuestra costa...

Esto... también es Madrid ;p

ZEUS dijo...

Que ilusión me ha hecho ver esta foto. Realmente la paz y el sosiego está donde uno la quiere encontrar. Me alegro muchísimo por los dos, creo que os lo mereceis.
Besitos

sonia dijo...

que bonito el parque..como un oasis en medio del desierto. aqui hay mucho menos hormigon y mucho mas verde..pero en contrapartida somos mucho menos urbanos..y eso tiene ventajas e inconvenientes.
Por cierto el agua de las piscinas no esta fria porque la calientan..asi que siempre tiene como minimo 25 grados..sino seria para morirse.
besos

maria dijo...

mare! amo los picnics! yo tambien quiero uno cada noche!!!!


muaaaaaaaaakas!

Lolita Blahnik dijo...

que buen plan, asi se disfruta de la ciudad!!

Mam2 dijo...

"Radio Macuto" me ha informado y yo obediente he brujuleado: QUE ALEGRIA veros tan placidamente de picnic y además... pongamos que hablo de Madrid. Aquí el picnic es playero.
Las estrellas de Madrid son el mejor testigo de vuestro amor. Saborearlo lentamente.

Bisous

Bottonpop dijo...

Qué salá que eres, madre!!! Je, je, je... pues no se tiene que estar nada mal ahí... Un huequito para dos??? ;D

Un fuerte beso!