Páginas

lunes, 21 de agosto de 2006

Mi taller


Surgió como necesidad creciente y se plasmó en idea rápidamente. Cada vez soy más impaciente y cuando se me ocurre algo nuevo tengo que llevarlo a la práctica de forma inmediata. El salón de mi casa llevaba demasiado tiempo invadido por mis cosas, la máquina de coser ya era vecina habitual de la televisión y cada vez me costaba más encontrar algo en las toneladas de material que tenía repartidas en distintas bolsas. Había que hacer algo.
En una casa grande en la que sólo viven dos personas cabe todo, y mi taller tenía que tener también su sitio. Esto es algo que cada vez se hace más grande, y los proyectos en los que me embarco cada vez más ambiciosos. Mis cosas necesitaban un lugar de nacimiento digno, y ahora, definitivamente, lo tienen. El montaje del taller nos ha hecho pasar un mal viaje de vuelta desde Ikea sin poder cerrar el coche por culpa de la super mesa de esquina, y las secuelas de dolor de espalda de cargar con los paquetes y montarlos. Pero ahora miro mi taller y lo veo tan bonito... es justo como lo había imaginado, y aunque ahora todavía le falta esa pátina de vida con la que se impregnan las cosas cuando de verdad se hacen tuyas, a mí me parece un lugar ideal en el que pasar las horas y donde ya saben dónde buscarme si no me encuentran.

14 comentarios:

Andrea dijo...

Que hermoso! Sueño con tener un lugar asi!! Me conformaria con un rinconcito pequeño deond etener las cosas que creo.. pero creo qeu mientras vivamos aqui, se quedara como un proyecot mas!
Me encantan las cosas Ikea, y la repisa con tantos canastos se ve preciosa!!
Felicidades!

Verito dijo...

que lindo ha quedado...mi pieza tb está llena de bolsas y cajas de tela y lana... pffff!!! y acá no existe ikea para resolver así... jajja

te ha quedado lin lindo con esos cajones como de mimbre en el mueble.

Un abrazo

Patry dijo...

Eiii que bonito!! Me encanta!! Esa estantería la tengo yo en la salita de mi piso, aunque la mía me parece que es más blandengue...

Ya que creces tanto con tus creaciones, sería un honor tenerte en mi swap!!

Un besazo encanto!!

bylau dijo...

Yo sigo con las cosa spor el salón! sniff!!! Me encanta tu taller, yo también quiero uno así, aunque como estoy empezando tampoco hay que impacientarse, no???

Seguro que las cosas ahí te salen mucho mejor.

Un besazooo

Sil dijo...

wow que lindo que te quedo el taller!!! sueño con tener el mio todo tan ordenadito...

SIONA dijo...

bueno bueno bueno ... es genial!!! muchas felicidades por el rinconcito taller que te has montado y ahora ¡a crear!
bss
SIONA

MiKiMoNo dijo...

Uhm se ve muy acogedor, con mucha luz como debe ser....la mesa es como la que tengo en el trabajo....jeje

RAQUEL dijo...

Q suerte!!! Yo tengo una cocina de 3 metros cuadrados asi q como para tener un rinconcito de esos...Me encantaria, pq al igual que tu, rondo con mis lanas, telas, maquina de coser...por el salon de casa y mi novio se pone malo con los tenderetes que monto...Te ha quedado precioso!!

Lolita Blahnik dijo...

Que suerte tener tu tallercito!

Piniblú dijo...

Ya sé que tengo una suerte enorme, con muchísimas cosas, y ahora además con el taller. Hoy ha sido la primera tarde que he podido pasar entera allí trabajando y ha sido genial!

Como no puedo compartirlo con todas vosotras, al menos os iré enseñando las criaturitas que salen de él.

Bottonpop dijo...

Está precioso! Qué ordenado todo... A mí me pasa todo lo contrario... Ahora recuerdo unas estanterías giratorias que nos mostró una vez Gretelein en su blog. ERan preciosas y muy prácticas. Algo tendré que hacer (je, je)

solna dijo...

Te ha quedado chulísimo, al final ha merecido la pena el viaje de vuelta de Ikea. Seguro que de ese rincón sales cosas preciosas.

Mar dijo...

me conozco esos viajecitos al ikea ;)
te ha quedado un cuarto muy bonito, me da mucha envidia!

FlordeNoche dijo...

Hola Piniblú (ains, suena tan bonito ese nick). Yo soy un poco como tú, cuando se me mete una idea en la cabeza tengo que hacerla. Al menos empezarla, para que no se me pase. Me inspiro mucho cuando voy en coche con mi marido (y conduce él y yo saco de repente mi libretita) o cuando comemos los dos solos por ahí. No sé debe haber algo en el ambiente. Soy peligrosa porque se me ocurren demasiadas cosas!!! y lo peor es que me gustaría vivir de ellas! En fin, vendré a visitarte más a menudo. Besos